miércoles, 30 de septiembre de 2015

Una palabra


hace un ratito tuve un rato libre, me puse a mirar este blog, los posteos viejos, a mirar los dibujos...
Pasé mucho tiempo tratando de editarme a mi, de entender para que lado quería ir con los dibujos, que estilo me definía mejor, con cual me sentía mejor... y la verdad que me desvelaba bastante...el hecho de que mis dibujos no sigan una sola técnica, o no tengan una pincelada definida...
Pero pasó el tiempo, y resulta que me di cuenta de que toda esta era yo.
Imposible de editar, de definir, de encasillar...
Sencillamente porque en realidad no quiero. No quiero aburrirme. No quiero ser estática. No quiero estar quieta...
Y si bien tengo una pasión con los pinceles, trabajar pintando es algo que ahora yo no puedo hacer. Al menos en este mismo instante. Además de que me peleo bastante con ellos, y me hacen sufrir un poquito (no soy de esas que le sale lo lindo naturalmente en un abrir y cerrar de ojos) no puedo ni pensar en dejar los colores preparados y salir corriendo a atender a mi niña...
Así que hemos llegado para estos rumbos, los del dibujo digital, que por supuesto siempre comienzan en el papel, con lápiz y rotulador en mano.
La verdad es que estoy contenta de haber encontrado una negociación intermedia, que me permita ilustrar y ser mamá de una bebé al mismo tiempo.
Lo tomo como una etapa más, con un signo de pregunta por delante, en la parte de lo que vendrá, un corazón detrás, en la parte de todo mi camino recorrido, y una sonrisa de plena de disfrute en la parte del ahora.
Yo, sin edición, sin casillas, fluyendo,
y feliz. 
Lauri

No hay comentarios:

Publicar un comentario

que te pareció este post? tu opinión me interesa