jueves, 23 de julio de 2015

Se muá!

No puedo disimular la emoción de que me hayan llamado para hacerme una entrevista. Los mimos y la difusión son  siempre bienvenidos por estos pagos. Gracias Punto Biz!!!




“Estudiaba diseño, pero no me recibí. Cuando estaba en los últimos tramos la carrera empecé a trabajar, me embalé y, apasionada con lo que hacía, nunca terminé” cuenta Lauri Nicoletto, una rosarina de 36 años que está al frente de dos emprendimientos, uno para diseñadores y otro para explotar su propia creatividad.

Billy Pin es un taller de estampado y fábrica de pins que se enfoca especialmente en atender las necesidades de trabajadores del rubro. “Nos compramos la máquina para hacer pins y la empezamos a manejar con la ayuda de mi marido, que es muy habilidoso con las manos. Yo me encargaba de la parte de diseño y él de la manufactura, y los pedidos no tardaron en llegar”, relató Nicoletto a Punto Biz. Su rol en el proyecto es clave para apostar sus conocimientos a la hora de materializar cada producto, ya que “generalmente estas cosas las hace gente sin experiencia en el diseño, y las impresiones no salen como uno las imaginó”, comenta la diseñadora.

Desde el 2008 Billy Pin vende de manera personalizada a empresas, eventos, y marcas de todo rango por la ciudad. “Tenemos desde eventos empresariales que nos encargan productos de a mil, hasta cumpleaños infantiles que nos buscan para hacer los souvenirs”, cuenta Laura. Además de pins, ofrecen toda una gama de “productos en formato pequeño”: subliman tazas, mouse pads, cartucheras, almohadoncitos, posavasos, imanes, destapadores. entre otras cosas. “Yo meto onda con los dibujos y la imagen, pero la realidad es que trabajamos principalmente con los diseños de otra gente”, explicó.

Pero el trabajo de Nicoletto también tiene otro costado. Además de ese proyecto, la diseñadora dió forma hace dos años a Menjunje, un emprendimiento en el cual, esta vez sí, ella es la responsable de las ilustraciones y los diseños a estampar sobre el mismo segmento de productos que trabaja Billy Pin. De esta manera, puede también producir a partir de sus propias creaciones.

“Lo puse a andar en 2013 y al toque pude empezar a vender en tiendas de diseño por todo el país”, contóLaura, estableciendo una diferencia entre los objetivos de cada uno de sus proyectos. Menjunje se interesa principalmente en la comercialización mediante tiendas de artículos de diseño y la venta directa a través de Internet, siendo esto último algo que le dio “mucho trabajo” a la diseñadora, debido a que “hay que estarle todo el tiempo encima y siempre conectada para resolver las consultas, que son permanentes”.

La mujer dio a luz recientemente a su primer hija, por lo que este proyecto, más personal, tuvo que permanecer durante unos meses en stand by, aunque piensa en reanudarlo más temprano que tarde. Mientras, actualiza seguidamente su blog, que funciona como una especie de portfolio y un enlace a sus trabajos en ambos emprendimientos y en distintos proyectos, personales y no tanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

que te pareció este post? tu opinión me interesa